Historias de Éxito

Por jcalderon - 22 August, 2011

envie un E-mail al autor

Con anclas en la cabeza

Posteado por jcalderon el 22 August, 2011

(9)

El día de ayer, mientras impartía un Mastermind de liderazgo, uno de los miembros del equipo hizo notar que algunas personas pasan su vida con anclas en la cabeza. ¿Anclas en la cabeza? Si, así como lo lee, anclas en la cabeza.

Todos sabemos lo que es un ancla, pero por si acaso, acá les va la definición, las anclas son objetos muy pesados que se usan para mantener a los barcos “estacionados” en un mismo lugar.

Se imagina usted algo más pesado que un ancla y además andarla pegada a la cabeza. Eso implica que la persona anclada no puede avanzar del lugar donde está.

¿Y cómo será eso de andar un ancla? Sencillo, ha escuchado usted a algunas personas decir:

· Yo no puedo.

· A mí nadie me ayuda.

· Mi trabajo es horrible, mi jefe es malo, no encuentro trabajo.

· En este país no se puede. Nadie le ayuda a uno.

· Todo me sale mal.

Pues bien, esas son anclas mentales. Fíjense ustedes que el cerebro es un órgano tan poderoso, que sigue nuestras instrucciones al pie de la letra. Si usted se dice: “Yo no puedo”, ¿qué cree? Es seguro que no va a poder. ¿Por qué? Pues porque usted mismo se dio la orden de no poder. Por eso les digo a mis alumnos: Si usted dice: Quisiera ser empresario, pero no puedo… Quisiera escribir un libro, pero no puedo, quisiera…pero no puedo, no debe sorprenderles en nada que no puedan.

Ahora, si por el contrario, usted dice: Quisiera poner una empresa, aunque no sé por dónde comenzar, pero voy a tratar. Quisiera estudiar una carrera, aunque en este momento se me hace difícil, pero voy a prepararme, etc. Usted está permitiéndose la posibilidad de al menos intentar.

Desde luego, por muy positivo que uno que sea, cumplir una meta implica muchos elementos externos e incertidumbre, así que aunque usted se diga “Sí puedo”, eso no es garantía de que logrará el éxito, pero sí es garantía de que al menos hay una posibilidad de lograrlo. Por el otro lado, si usted se dice no puedo, automáticamente cerró la puerta a cualquier posibilidad.

Entonces, ante la situación tan difícil que vivimos en el país, ¿qué sentido tiene que nosotros mismos nos cerremos todas las puertas? No se convierta en su principal enemigo. Decídase hoy a quitarse las anclas mentales y comience por definir nuevas metas y pensar: Quizás en este momento no se puede, pero comenzaré a prepararme, porque sí podré.

9 Comentarios

  1. Oscar

    Excelente post! Siempre la leo, ingeniera… aunque admito nunca haber comentado. Nunca fui su alumno, pero me gusta como nos va transmitiendo poco a poco tantos consejos utiles. Hoy, me cae super bien este post; porque precisamente he tenido un par de dias en los que quizas me queria “anclar”.. pero afuera eso!!

    A poner a trabajar las neuronas en busca de algo que de verdad me ayude a salir adelante.

    Saludos y éxitos.

  2. Maritza Guevara

    Me impactò primero el título de este artículo porque nunca me había imaginado un ancla en una cabeza….pero estoy completamente de acuerdo. Creo que este tipo de escritos nos ayudan a hacer “click” en nuestro cerebro.. gracias! creí que hoy no sería un buen día, pero leí esto…y me ayudó mucho.

  3. amilcar

    En realidad a lo que se refiere como anclas mentales se le conocen como “creencias”, las mismas forman parte de la estructura mental que sostienen e impulsan las actitudes que dan como resultado final la conducta que manifestamos ante una realidad. Las creencias son alimentadas en nuestra mente por las personas cercanas a nosotros y resultan del dialogo interno que todos tenemos con nosotros mismos. Éste dialogo interno conforma la imagen que nos formamos de quienes somos y determina nuestra actitud…

  4. Ateneo Rodriguez

    Tengo una gran ancla en mi cabeza y para que no corra peligro mi vida prefiero estar anclado en mi casa, con mi cuerpo y mente todos anclados. coloque un negocio de pollos y llegaron los de la mara 18 a cobrarme impuesto, asi decidi quitarlo y malvendi el elquipo en un solo mes perdi 25,000 lps por pensar que no tenia anclas en mi cabezota. inverti 100,000 para fabricar biodiesel a pequeña escala y el que me vendia el aceite vegetal usado decidio subirle el precio de 5 a lps12.00 como pretexto que a ese precio se lo compran en el mercado para reutilizarlo en cocina, total en 6 meses ni llegue al punto de equilibrio y me quede con equipo que ni siquiera puedo vender a precio de chatarra. Por pensar que no tenia anclas en un año he perdido 200,000 lps por causas ajenas a buenos negocios, asi decidi mejor seguir anclado en un empleo regular que he conseguido en mantenimiento.Los unicos que no tienen anclas mentales son los politicos y aquellos que viven del cuento de las anclas

  5. Claudia

    Siempre leo su columna, gracias por escribirla. Es tan cierto lo que usted dice. Me parece que uno mismo se limita con esas anclas. Y no hay peor lucha que la que no se hace. Muchas veces tenemos una ancla tan grande en la cabeza y solo miramos para el piso. Al quitar esos pensamientos podemos ver otra realidad.

  6. luis eduardo mendez

    hola mi querida amiga y cologa de administracion de empresas yo soy de mexico soy hegresado del ipn estoy por hacer un master en el ipade me encanto tu coluna te mando un afetuoso saludo y respetuoso abraso desde mexico

  7. Tania

    El artículo es muy bueno y sirve a quienes se sienten anclados. El amigo Ateneo no creo que haya tenido anclas, sino mala suerte, y ante eso, ojalá no se ponga pesimista porque eso solo lo pondrá peor. Al mal tiempo buena cara y no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. Les deseo lo mejor a todos ;)

  8. Ateneo Rodriguez

    En conclusion segun el comentario anterior para quitarse las anclas de la cabeza NO hay que tener mala suerte. Claro no hay mal que dure 100 años y el promedio de vida de un hondureño son 70 años, asi que mi mala suerte interpretando a Tania podria durar las proximas 4 generaciones sin poder quitar las anclas de la cabeza.

  9. Indito emprendedor

    Hablar es muy facil, pero cuando te enfrentas a la realidad, como decimos aca en Honduras son otros 20 pesos. monte un negocio luche tres años y no me dió, hice una inversion de un buen billete y ahora ando buscando empleo de nuevo y sin el billete que tenía guardado y ademas, con jaranas, por decidir quitarme las anclas como dice el blog. Creo que es algo muy difisi, y aconsejo al que quiera emprender un negocio, que piense bien lo que va hacer, porque se puede quedar sin la tortilla y sin el chicharron..

Dejar Comentario


*