La Cafeina, ¿es una sustancia doping en deportistas?

La cafeína se encuentra naturalmente en las hojas, frutos secos y semillas de varias plantas. Las principales fuentes dietarias de cafeína, como el te, el café, el chocolate y las bebidas de cola, aportan típicamente 30 a 200 mg de cafeína por porción. La adición de cafeína (o guaraná) a las bebidas energizantes, golosinas, alimentos y suplementos para deportistas aumentan las oportunidades de consumir esta sustancia ya sea como parte de la dieta diaria o para usos específicos como ayuda ergogenica.

El 11 de Enero de 2004 la cafeína se elimino de la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje (World Anti-Doping Agency, WADA),permitiéndole a los deportistas que compiten en disciplinas que cumplen con la WADA consumir cafeína en su dieta habitual o con el objetivo especifico de mejorar el rendimiento, sin temor a sanciones.

Entre los efectos mas importantes sobre el organismo se incluyen la movilización de grasas del tejido adiposo y células musculares, cambios en las contractibilidad muscular, alteraciones en el sistema nervioso central que modifican las percepciones del esfuerzo o la fatiga, la estimulación de la liberación y actividad de la adrenalina, y efectos sobre el musculo cardiaco.

1170947_10151830950754637_1319642123_n[1]
Existen evidencias claras de que la cafeína aumenta el rendimiento y brinda una pequeña pero valiosa mejoría del desempeño en diversos protocolos de ejercicio.
 

Evidencias sobre los efectos mas promocionados de la cafeína:

1. La cafeína mejora el rendimiento de resistencia porque promueve un aumento en el uso de la grasa como fuente de energía, y ahorra el uso de los depósitos musculares limitados de glucógeno.

2. Que las bebidas que contienen cafeína tienen un efecto diurético y hacen que el deportista se deshidrate. Sin embargo el efecto de la cafeína en las perdidas urinarias es mínimo, especialmente en los consumidores habituales de esta sustancia. (Para una revisión, véase Armstrong 2002).

3. Los protocolos tradicionales para el uso de cafeína involucran la ingesta de esta 1 hora antes del ejercicio, en dosis equivalentes a 6 mg/kg (es decir, 300-500 mg para un deportista medio).

Situaciones posibles de uso:

1. La cafeína tiene el potencial de mejorar el rendimiento de un abanico de protocolos de ejercicio.

2. La cafeína puede usarse en deportes de resistencia prolongados o intermitentes, incluyendo los deportes de equipo, como ayuda para el entrenamiento o la competencia.

3. Puede usarse antes de los eventos de elevada intensidad, como ayuda para el entrenamiento o la competencia.

4. El mecanismo por el cual mejora el rendimiento es poco claro, pero es posible que involucre alteraciones de la percepción del esfuerzo o la fatiga, así como efectos directos en el musculo.

PKM0808188499_Kishimoto_18.08.08_HR[1]
Los estudios que evalúan los efectos sobre el rendimiento en deportistas de elite en condiciones de campo o durante eventos de la vida real son escasos, y deben llevarse a cabo para poder desarrollar recomendaciones especificas para los protocolos de suplementación con cafeína. *Ex-atleta rusa Yelena Isinbáyeva (campeona olímpica, mundial y europea de salto con pértiga)

Problemas asociados con el uso:

1. El café no es una fuente ideal de cafeína para la suplementación, debido a que el contenido de esta sustancia por porción es variable y no predecible (Desbrown y cols).  

2. En niveles de consumo elevados, la cafeína puede causar incrementos en la frecuencia cardiaca, impedimentos o alteraciones en el control motor fino y sobreexcitación  (interfiriendo así con los esquemas de recuperación y sueño). Las alteraciones de la técnica pueden afectar el rendimiento en varios deportes, y la sobreexcitación puede interferir con la capacidad de recuperarse entre sesiones de entrenamiento o días de competición.

3. La cafeína puede interactuar con otros suplementos y nutrientes utilizados por los deportistas (p. ej., bicarbonato, creatina, carbohidratos), lo cual debe investigarse.

4. Aunque la evidencia sobre problemas de salud específicos es ambigua, la ingesta a largo plazo de cantidades elevadas de cafeína (mayor de 500 mg/día) en general es desaconsejada por los especialistas).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*